APIs
12
min de lectura
26 de febrero de 2020

7 beneficios que una plataforma de API de low-code puede aportar a su negocio

Lucas Ferrari
Arquitecto de soluciones
Ayudar a los arquitectos de soluciones a diseñar e implementar arquitecturas basadas en API para que puedan modernizar su capa de integración y proporcionar una plataforma escalable en los ecosistemas digitales.
Más sobre el autor

Antes de hablar de los beneficios que puede aportar una plataforma de API de bajo código, vamos a empezar hablando de lo que es una plataforma. El concepto de plataforma es muy amplio, así que para nuestro escenario, definiremos el término plataforma digital.

Una plataforma digital es un modelo de negocio creado para facilitar la integración entre productores y consumidores de servicios y/o información con valor añadido para el negocio en cuestión. Complementando esta definición, una plataforma API presenta un conjunto de herramientas y funcionalidades que impregnan todo el ciclo de vida de una API, que está directamente vinculada al negocio.

Para que este ciclo de vida sea más viable y sencillo, son imprescindibles algunos recursos. Una herramienta madura que contenga estas estructuras bien definidas puede reflejar beneficios como la estandarización del desarrollo, la productividad del equipo, el mantenimiento del código, la facilitación del aprendizaje, la minimización de los errores, el enfoque en el negocio y, en consecuencia, la reutilización.

La estandarización del desarrollo se da a través de la utilización de los recursos disponibles en la herramienta de forma igualada, de forma que se utilizan los mismos componentes a la hora de configurar (o codificar). Estos componentes están predesarrollados en la plataforma, por lo que el desarrollador no necesita reinventar el comportamiento de los requisitos, especialmente los no funcionales, que siguen estándares basados en buenas prácticas de desarrollo, es decir, la plataforma hace el trabajo de codificación, y el desarrollador se queda sólo con el trabajo de configurar el comportamiento deseado en el flujo de una determinada API. Como la plataforma aporta esta implementación de forma estandarizada, la equiparación del resultado es mucho más efectiva que en el desarrollo de comportamientos mediante codificación libre.

Laproductividad del equipo se puede conseguir aprovechando al máximo los recursos que ofrece la plataforma. Para ello, es importante que la herramienta esté preparada para dar autonomía al desarrollador en el manejo de la plataforma para que el trabajo recurrente se reduzca cada vez más con la componentización. Por ejemplo, cuando hablamos de seguridad, es esencial que todas las APIs salgan con el mismo nivel de protección, y en un escenario con varios recursos y métodos a implementar, es esencial tener una herramienta que apoye este desarrollo de forma acelerada y con poca cantidad de esfuerzo repetido en la construcción de este código.

Estos dos puntos mencionados anteriormente son fundamentales para hablar de mantenibilidad, porque una vez que el desarrollo es estandarizado, basado en comportamientos creados a través de componentes mediante procesos establecidos por la plataforma, dar soporte y evolucionar el ciclo de vida de estas APIs se vuelve mucho más productivo. El equipo de operaciones, por ejemplo, no necesitará dar mantenimiento en código ajeno, que es un reto conocido en el mundo de la programación, además de reducir las posibilidades de tener que llamar al desarrollador responsable de esa API, porque la herramienta trae de forma muy amigable vía interfaz cuáles son los componentes configurados para ese activo, todo de forma parametrizada. Este beneficio se extiende a toda la organización, no sólo se limita al equipo de desarrollo, sino que se extiende a todas las demás áreas como el soporte, la infraestructura, las operaciones, e incluso el equipo de negocios.

El aprendizaje facilitado aparece como un beneficio en cuestiones de navegación guiada, ya que la plataforma ofrece mecanismos basados en la interfaz gráfica para garantizar que los desarrolladores se sientan más seguros en la implementación de una API, incluso si son principiantes en el área o la herramienta, es decir, el onboarding de estos desarrolladores ocurre de una manera muy intuitiva, lo que permite que este desarrollador tiene suficiente autonomía para aprender de acuerdo a su propia velocidad y la curiosidad dentro de la plataforma.

Esto nos lleva a la minimización de errores, porque la plataforma está construida con el objetivo de evitar estas desviaciones de código libremente desarrollado que pueden impactar en el buen funcionamiento de las APIs. Cuando el desarrollador tiene la libertad de crear el comportamiento de la API a través de herramientas convencionales de desarrollo de código es más difícil cubrir estos eventuales puntos de fallo, porque cada desarrollador tiene su propio estilo de programación e incluso su grado de afinidad con un determinado lenguaje, lo que puede crear una inmensa complejidad para el proyecto. Una plataforma de API de bajo código bien estructurada ya contempla estas validaciones mínimas de implementación, además de proporcionar automatizaciones para reducir, por ejemplo, las posibilidades de fallos de despliegue, que muchas veces no forman parte de la habilidad del desarrollador de la API. En definitiva, estas plataformas de desarrollo de bajo código están construidas para minimizar los errores manuales en el tiempo de desarrollo y acelerar la implementación de proyectos con mayor reutilización de código y mayor intolerancia a los fallos.

De todos estos beneficios citados, el de mayor valor sin duda es el enfoque en el negocio que puede aportar una plataforma API de bajo código. Además de acelerar el desarrollo de requisitos no funcionales, una plataforma de bajo código también contribuye a reducir la carga operativa del equipo de desarrollo para que pueda centrarse en las reglas de negocio que hay que implementar, es decir, la preocupación por el código se delega en la herramienta, y el equipo puede dedicarse al desarrollo del núcleo del negocio. Además, estas plataformas ayudan a reducir la necesidad de estructurar nuevos equipos para cubrir puntos adyacentes al desarrollo, como los equipos de monitorización, porque ya proporcionan dashboard y mecanismos de alerta que pueden convocar directamente al equipo de operaciones o incluso al equipo de negocio.

La suma de todos estos beneficios mencionados anteriormente conforman la reutilización, ya que una vez que el desarrollo es estandarizado, con un buen nivel de productividad, lo que permite la operación para hacer el mantenimiento y la evolución continua de las APIs desarrolladas en la plataforma, de modo que todos están en el mismo grado de madurez con respecto al conocimiento de lo que se construyó, y la tasa de error se controla de alguna manera por los procesos y automatizaciones, sin duda el reflejo en el negocio será evidente. De esta manera, la mayoría de las APIs pueden ser reutilizadas en futuros proyectos, reduciendo el costo operativo de volver a desarrollar código debido a un débito técnico creado por alguna limitación de la tecnología o de la versión de desarrollo, lo que eventualmente sucede cuando estamos trabajando con algún IDE o algún lenguaje más específico. Obviamente la reutilización tiene su tiempo de maduración para empezar a dar resultados, pero de hecho aparece cuando se apoya en una buena plataforma de desarrollo de código bajo.

Sensedia es experta en el desarrollo de APIs y cuenta con una plataforma de APIs de bajo código 100% adherida a los beneficios que citamos en este contenido. Si quiere saber más sobre cómo una herramienta como ésta puede ayudar a su estrategia de negocio basada en APIs, hable con uno de nuestros expertos, ¡sólo tiene que poner los datos en el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted pronto! ;)

¡Gracias por leer!