Artículos
6
min de lectura
21 de octubre de 2018

¿Su empresa consume APIs? Reduzca costos y gane agilidad con Monitoreo y Caching

Nicholas Gimenes
Leader de crecimiento y marketing de productos
Apasionado por el uso de la tecnología y los datos para aprovechar las estrategias digitales
Más sobre el autor
Computadora y gráficos

Muchos servicios externos se consumen a través de APIs por diferentes departamentos (Marketing, Financiero, I & D, Distribución, …) y muchas veces este consumo no es monitoreado o optimizado, lo que lleva a gastos innecesarios y pérdida de eficiencia.

A través de una plataforma de API Management es posible no sólo exponer servicios vía APIs, sino también monitorear el consumo de las APIs externas, así como crear un catálogo de APIs disponibles, aplicar mecanismos de seguridad, caching, composición de llamadas, transformación de datos, entre otros recursos.

El monitoreo del consumo de APIs con dashboards y traces completos de las llamadas facilita el acompañamiento de indisponibilidades y errores, hacer doble cheque de cobranzas, evaluar calidad del servicio observando latencia, percibir rápidos cambios en las APIs (nuevas versiones, retirement, etc), realizar una gestión centralizada de los gastos y la importancia relativa de los diferentes proveedores de APIs (lo que puede utilizarse para negociar mejores precios y diversificar suministros).

Además, el uso de caching permite mejorar el rendimiento con una latencia más baja y protegerse de indisponibilidades, así como reducir drásticamente los costos en el consumo de las APIs, cuando no tienen cambios muy frecuentes en la información que traen.

Por su parte, la creación de un catálogo de APIs centraliza una variedad de servicios y aumenta la agilidad en el uso, evita contrataciones duplicadas y falta de control del equipo de TI. Esta falta de control por parte del personal responsable de tecnología puede acarrear en consumo de APIs con seguridad inadecuada, exponiendo informaciones sensibles de la empresa.

Otra característica útil es la creación de una capa de API de mediación, lo que favorece la composición de las llamadas, la transformación de datos y la aplicación de los mecanismos de seguridad.

En caso de cambios en las APIs, con el uso de una capa de API de mediación, la interfaz para el consumidor de la API sigue siendo la misma. Es necesario simplemente cambiar la API de mediación a otra API o cambiar los parámetros para adaptarse a los cambios, sin necesidad de cambiar las diferentes aplicaciones que consumen las APIs.


¿Desea saber más? Hable con uno de nuestros especialistas, basta colocar los datos en el formulario abajo y luego entraremos en contacto ;)

¡Gracias por leer!