Open Finance
12
min de lectura
13 de diciembre de 2019

Open Banking: ¿Amenaza o oportunidad?

Fábio Rosato
Director de Soluciones
Construir una empresa extraordinaria con un equipo de personas brillantes y colaboradoras que quieren tener un gran impacto.
Más sobre el autor

Desde el ascenso de las Fintechs, el modelo tradicional de los bancos se encuentra bajo fuerte presión. Por un lado, todos los días nacen nuevos competidores con propuestas más ágiles y digitales, elevando al máximo la experiencia de los usuarios y utilizando masivamente datos para generar insights y proveer productos y servicios personalizados; Por otro lado, las reglas del juego cambian y aparecen nuevas reglamentaciones como el ‘Open Banking‘ que buscan nutrir la apertura y el intercambio controlado de datos bancarios por medio de APIs (Application Programming Interface). La expectativa es que el movimiento regulatorio cambie radicalmente la manera de cómo se realizan los negocios en el sector financiero, aumentando la competencia y eficiencia de las Fintech Latino Americanas.

Alineandonos con la maduración del Open Banking en Europa, Hong Kong, Australia y otras regiones del mundo; El Banco Central está creando las normas y directivas que orientarán la implementación de la medida en Brasil. El objetivo es estandarizar el modelo de Open Banking, así como también, traer mayor seguridad jurídica para los bancos que poseen los datos de los clientes y para los usuarios que quisieran compartir esos datos, manteniendo el alineamiento con la LGPD – Ley General de Protección de Datos.

¿Qué cambia para los usuarios?

El concepto de Open Banking parte del principio que el consumidor es el dueño de sus propios datos y ya no el banco. Con la apertura de la información para otros canales, los usuarios podrán encontrar productos y servicios más convenientes, que aportan más ventajas. Piensalo por un momento... Organizar toda tu vida financiera en solo una aplicación (ya no tendrás que descargar distintas apps para organizar cada gasto), llevar tu historial financiero a otros bancos y que ellos puedan hacerte ofertas personalizadas, de acuerdo a tu perfil. Estos son solo algunos de los escenarios de uso del Open Banking.

Viéndolo así, el potencial de innovación y nuevas soluciones es increíble. El Chip es un ejemplo de aplicaciones que se conecta vía Open Banking con algunos bancos en Europa. Su función es analizar el perfil de gastos del usuario por medio de los movimientos financieros en sus cuentas bancarias y de tarjetas de crédito. Aplicando un algoritmo de inteligencia artificial, la aplicación realiza inversiones automáticamente sin impactar los gastos diarios del usuario. En resumen, Chip «esconde» el dinero automáticamente facilitando el proceso de economía financiera personal.

Se espera que la totalidad de los bancos abrieran las informaciones de sus clientes a otras instituciones financieras, aumente la competencia por los servicios, disminuya los precios para los consumidores y cree nuevos productos, servicios y formas de pago.

Cómo afecta a los bancos, ¿El Open Banking es una oportunidad o una amenaza para ellos?

El Open Banking trae de la mano un mar de oportunidades a ser explotadas, además de la pureza de la reglamentación. El posicionamiento estratégico que cada institución financiera adopte estará orientada a beneficios que serán extraídos del Open Banking. A continuación, tres ejemplos de posición estratégica:

  • Conformidad regulatoria: La institución financiera desea cumplir las normas en la medida más limitada posible para permitir que las TPPs (Third Party Providers) ejecuten servicios de pago y tengan acceso a las informaciones básicas de productos y servicios ofrecidos, acceso a datos de registro y transaccionales de los clientes. Básicamente, cumple con los compromisos de la regulación definida por el Banco Central.
  • Nuevas experiencias y apalancar productos: La institución financiera utiliza la apertura de las transacciones de sus servicios y productos (por medio de APIs) como una oportunidad para apalancar ingresos o generar un valor agregado. En este nivel, la idea es utilizar la API como un nuevo canal que amplifica la capacidad de distribución de sus productos, asistido por un modelo de negocio generador de ingresos. El Código QR de Cielo es un ejemplo de ese tipo de posicionamiento, donde diferentes aplicaciones de aliados pueden crear la experiencia de pago consumiendo su producto QRCode por medio de APIs. En este nivel de madurez, el Open Banking deja de atender solo la reglamentación y comienza a apalancar los ingresos.
  • Expandir Ecosistemas: La institución financiera se posiciona como una plataforma de servicios (BaaS – Bank as a Service) para permitir que otras empresas construyan nuevas soluciones componiendo con sus servicios financieros expuestos por medio de APIs. Un gran ejemplo de este tipo de posicionamiento es el Banco Topazio que ofrece una plataforma de servicios financieros digitales también por medio de APIs.

En este momento la reglamentación del Open Banking en Brasil está en discusión, el posicionamiento a nivel de «Nuevas Experiencias y Apalancar Productos» es algo relativamente fácil de alcanzar (low-hanging fruit). Productos y servicios ya establecidos en las instituciones financieras tradicionales pueden ser rápidamente modernizados para exposición en una capa de Open Banking. Esta estrategia permite no solo apalancar los ingresos de esos productos y servicios, sino también preparar a la institución para reglamentación en el futuro anticipando la creación de estructuras tecnológicas, jurídicas y de seguridad, haciendo así una ventaja competitiva. Es decir, la institución entra en el juego y eleva su nivel de madurez digital.

Cuatro pilares del Open Banking

Al inicio de la jornada el Open Banking puede basarse en algunos frentes de trabajo, no obstante; cuatro pilares son fundamentales:

  • Exposición de APIs: La luz de la reglamentación se está diseñando, los datos y transacciones a ser abiertos no crea diferencial competitivo en la perspectiva de quién proporciona los datos. Diferente de quien realiza el consumo, que puede trabajar la información, enriquecerla y utilizarla con inteligencia para el negocio. Generar valor debe ser el principal impulsor sobre cuáles APIs exponer primero en el Open Banking. Digamos que la API tiene que estar en el camino del dinero. Un próximo paso es garantizar que el propósito de la API esté claro, diseño de acceso simple y el consumo libre de fricciones.
  • Alianzas estratégicas: con el Open Banking, los bancos pueden crear alianzas B2B, no solo con fintechs, para hacer mejor uso de los datos de los clientes o de sus servicios y productos financieros expuestos por APIs. Estas alianzas, en un primer momento, pueden enfocarse en el segmento de negocio o perfil del cliente donde la institución financiera ya actúa, aprovechando la red de relaciones del aliado para ganar capilaridad.
  • Seguridad: Entre los ítems básicos de cualquier banco está la liquidez y seguridad, lo que genera confianza y credibilidad. Al exponer datos y transacciones financieras, es imprescindible garantizar que eso se está haciendo de la forma más segura posible. La tecnología de criptografía es importante para garantizar que las informaciones sensibles estén seguras durante la transmisión de los datos. Los consumos de las APIs precisan autenticación y autorización, mecanismos similares a otros canales digitales existentes hoy en los bancos. Cuando se habla de Open Banking los términos llevan a creer que las informaciones de los clientes en un banco quedarán expuestas. Esto es falso, el acceso al dato está controlado y es seguro. Solo quien tiene permiso de acceso lo hará. En cualquier momento el acceso de TTP (Third Party Provider) Por ejemplo una fintech puede ser revocado por el usuario.
  • Gobierno Corporativo y Compliance: Los proveedores de los datos y transacciones abiertas precisan tener mecanismos jurídicos para respaldar la responsabilidad en el caso de una violación de seguridad o transacción no autorizada. Informar a los clientes – sean ellos personas físicas o jurídicas – sobre cómo sus datos están siendo usados, como ellos pueden controlarlos, cómo son almacenados o cómo la empresa es auditada son formas de ofrecer transparencia. La disponibilidad de los registros de las transacciones es esencial en este caso. Saber exactamente quién está consumiendo las APIs, cuándo, dónde, y por cuál dispositivo y aplicación. Otro aspecto en este tema es la gestión del consentimiento de acceso a los datos financieros. El acceso a los datos de una cuenta bancaria, así como también sus transacciones, sólo es posible ser realizada por un TPPs (Third Party Providers) si hubiera consentimiento de acceso al dato, que por la definición del Open Banking, debe hacerla el dueño de la cuenta, o sea, el usuario del banco.

Los bancos que den esos primeros pasos estarán mucho mejor preparados para atender la reglamentación: con la estructura tecnológica instalada y planificada, la amenaza de solo estar atendiendo a más de una reglamentación puede ser desviada a una mirada de cómo los nuevos negocios pueden beneficiar a esas empresas.

¿El Open Banking es solo para bancos?

El Open Banking será responsable por crear un mercado más ‘Open’ e integrado en el sector financiero y esa tendencia acompaña las nuevas oportunidades de negocios, no solo para los bancos, sino también para empresas de otros segmentos, donde el flujo del dinero es significativo. Es el caso del retail o mercado minorista: hay una tendencia y un movimiento muy fuerte que está transformando grandes minoristas en instituciones financieras. Los premios pagados a fintechs son altos y, aprovechando la capilaridad de los grandes minoristas, ese movimiento adquiere escala. Riachuelo, Pernambucanas, ViaVarejo y Carrefour con la compra de la fintech Ewally están posicionados en esa tendencia.

El juego del Open Banking es ahora. Observar el tema mucho más allá de la reglamentación se muestra como un camino para disfrutar una posición privilegiada en la nueva economía del sector financiero.

¡Gracias por leer!