APIs
10
min de lectura
7 de abril de 2020

¿Qué impactos puede traer un aumento estacional de la demanda a su arquitectura de integración y cómo prepararse?

Lucas Ferrari
Arquitecto de soluciones
Ayudar a los arquitectos de soluciones a diseñar e implementar arquitecturas basadas en API para que puedan modernizar su capa de integración y proporcionar una plataforma escalable en los ecosistemas digitales.
Más sobre el autor

La gran mayoría de los proyectos de tecnología (y otras áreas) comienzan con la planificación y el uso predecible de los canales, productos o servicios que se comercializarán. Estas estimaciones son el parámetro base para la planificación de toda la arquitectura, y de acuerdo con el volumen esperado, los componentes se aprovisionan en función de una necesidad, incluso considerando la contingencia para un pico de consumo.

Sabemos que el avance de las infraestructuras en la nube permite la autoescalabilidad y una elasticidad muy satisfactoria para la mayoría de los escenarios, sin embargo, cuando el factor humano ingresa a las variables, evidentemente es incierto la proporción que este volumen puede tomar en caso de un aumento estacional motivado por una causa impredecible durante la planificación del proyecto.

Los cambios de comportamiento en la forma de consumir productos y/o servicios tienen un impacto no solo en los stocks y la disponibilidad del servicio, sino también en los canales que brindan estas ofertas.

Este cambio en los hábitos afecta directamente el estándar con el que las empresas trabajan con sus ofertas y productos, así como la forma en que están estructurados para satisfacer la demanda habitual. Llevando este escenario al mundo de la tecnología, tenemos arquitecturas definidas para admitir un cierto tipo de comportamiento y carga, y un cambio drástico en este patrón puede conducir a un colapso en la excelencia del servicio al cliente final.

Por ejemplo, un aumento estacional de los pedidos en los canales digitales de una empresa (sitios web y aplicaciones móviles), permea a través de todas las capas arquitectónicas hasta llegar al producto o servicio real. Una vez que estos pedidos aumentan en el canal input , hay un largo camino que recorrer hasta que esta interacción se completa, y eso significa que no solo hay que refactorizar las aplicaciones, sino también los mecanismos de integración que garantizan que el cliente llegue hasta el producto o servicio que esta empresa digital está ofreciendo.

Estas integraciones están representadas, en la mayoría de los casos, por API, que hacen la interfaz entre los canales digitales y los sistemas que procesan los pedidos de estos clientes. Para que todo este flujo ocurra, es esencial que haya piezas de arquitectura tecnológica que garanticen la estabilidad y la escalabilidad de esta solución, y es en este contexto que ingresa una plataforma de administración de API, también conocida como API Management.

Evidentemente, esta no es una tecnología innovadora y disruptiva, que fue creada para contener las demandas estacionales, es una tecnología ya consolidada que puede ayudar en este escenario, si se usa correctamente.

¿Y cómo puede aprovechar una herramienta de este tipo de manera rápida y eficiente para evitar una interrupción causada por un aumento estacional?

Existen algunas medidas simples que pueden ayudar en la estabilidad y escalabilidad de los servicios que admite un API Management, como el uso de Rate Limit, que actúa como controlador de tráfico para las solicitudes que llegan y salen a través de una red con aplicaciones integradas.

Otro componente importante en una estrategia de disponibilidad y eficiencia es el caché, que puede reducir considerablemente el número de solicitudes (repetidas y de baja volatilidad) que se procesan en los sistemas internos, antes de devolver la información al canal digital.

Además de estos componentes preventivos de comportamientos no deseados, como la caída o la lentitud de los sitios y aplicaciones, una plataforma de API también puede ayudar en el seguimiento y la alerta de posibles problemas, a través de datos analíticos que se trabajan en tiempo real y pueden servir como input para la decisión de la estrategia de negocio, como la retirada de un producto o servicio que está teniendo un impacto negativo en el comportamiento de la aplicación, además de enviar alertas a los equipos de operaciones antes de que ocurra un incidente grave.

Estas y otras medidas, trabajadas adecuadamente en su capa de integración, pueden evitar un colapso en sus sistemas internos, además de mantener la disponibilidad de canales digitales que a menudo son la única puerta de entrada a su negocio. ¿Y usted, ya utiliza estas u otras prácticas en su capa de integración? ¡Deja su comentario!

¡Gracias por leer!